Ferran Adrià: «Empecé en la cocina por azar y el concepto de creatividad no existía»

Ferran Adrià asegura que empezó en la cocina «por azar y entonces el concepto de creatividad no existía en la cocina. Se empezó a hablar de creatividad en el año 97».  El mejor chef del mundo, Ferran Adriá, el publicista Toni Segarra y el escritor Lorenzo Silva debatieron sobre procesos creativos en el Espacio Fundación Telefónica, dentro del espacio de conferencias «Hay vida en martes». El debate fue moderado por la periodista de Informativos Telecinco, Sonsoles Ónega

Ferran AdriáFerran Adriá, el mejor cocinero del mundo, reflexiona sobre los nuevos retos mundiales en el mundo de la gastronomía: «Se ha llegado a un nivel, que ahora mismo en el mundo no hay cinco restaurantes en el mundo que intenten hacer vanguardia y soy generoso. Esta generación ha llegado a un nuevo desafío, que es la evolución del restaurante hacia la performance. El sexto sentido consiste en superar lo que es comer, buscar la provocación y nuevos retos que no están en el contexto de lo que hasta ahora significaba comer. Si hemos sobrepasado esto, el otro campo no sabemos cuál va a ser. El mundo evoluciona. Los restaurantes existen hace 200 años y donde antes se hacía la gastronomía era en las casas. Las revoluciones de ahora son culturales: Hace tres años nadie conocía la cocina peruana y hoy existe cocina contemporánea peruana. Méjico es lo que viene ahora, con una cocina brutal, y empezamos a conocer culturas, que no conocíamos y nos parecen vanguardia, como Japón. Ahora tenemos el mejor talento de la historia en la cocina, pero hacer algo nuevo es muy difícil».

También dijo que su hermano Albert Adriá, con el restaurante Tickets, «cambió la visión del mundo de las tapas y del gastrobar. Ese concepto ya se ha mimetizado en todo el mundo. El valor consiste en ser el primero en crear el concepto. La innovación es buscarse la vida, porque es una lucha continua contra la competitividad y el que está al lado. Igual que los bares se han buscado la vida con las máquinas tragaperras». Su diagnóstico es que “el 80% de las empresas españolas no viven más de 12 años. Y eso es porque no innovan”.

El chef reflexionó sobre la ética en la gastronomía: «Crear y no copiar es un tema de ética. Cuando eres uno de los mejores cocineros del mundo, coges cosas de otros cocineros y no lo dices, no estás siendo ético. Es decir, no estás creando. Cuando te levantas por la mañana y haces lo que te gusta, no hay dinero en el mundo que pueda compensar esto». Por eso advirtió que “la creatividad es exigencia: si juegas en la Champions y no innovas, no deberías estar ahí”.

 

En la exposicion «Ferran Adrià. Auditando el proceso creativo» quedó muy claro que la gran revolución puesta en marcha por el chef ha sido posible gracias también a su continuo esfuerzo por documentar cada paso de su proceso creativo. Según Adriá, «no es ninguna manía: Para desarrollar las ideas creamos mucho papel y escribíamos en cuadernos, cartulinas o pizarras, pero no lo magnificábamos. Lo raro no es eso, sino que lo guardábamos todo desde el principio. Al publicar el primer libro, en el año 93, tuve problemas para hacerlo bien, porque no tenía la información adecuada. A partir de ahí empecé a guardarlo todo, porque sabía que haría más libros».

El mejor chef del mundo afirma que “la creatividad se puede medir. Es objetiva”. También critica que se frivolice y se considere creativo cualquier tipo de experimento pretencioso sin ningún recorrido».

 

También considera que  «hay un cierto talento que después se educa. Pero si no lo tienes, por mucho que lo entrenes nunca vas a ser Messi”. En su opinión, «existe un don y un talento real en cada persona. Puede ser que una persona tenga un don y eso no es creatividad».

Ferran Adriá explicó que las claves del proceso creativo pueden ser tan sencillas como ir al mercado o meterse en la ducha: «Hay miles de técnicas creativas», dijo, antes de recomendar que “no hay que obsesinarse con la creatividad. A mi también me gusta el fútbol”.

 

También reveló que, «cuando no estaba El Bulli abierto, nos íbamos a 15 restaurantes en un día para buscar ideas. Lo fundamental es tener un espacio para la reflexión».

«Se quiere mimetizar el éxito de otros cuando no tiene nada que ver»,  afirmó Ferran Adriá, antes de preguntar al auditorio quién quería trabajar con él. Aunque consiguió algunos «forofos» que aceptaron el reto, explicó que su manera de trabajar en El Bulli no era apta para cualquier tipo de persona y tampoco se puede copiar.

 

Ferran Adrià concluyó recordando que “la gastronomía y el sexo son las dos únicas experiencias que se viven con los cinco sentidos” y también nos dejó otra frase para recordar: “Hacer algo bien hecho sólo requiere talento. Hacer algo extraordinario requiere talento y creatividad”.

El escritor Lorenza Silva contó que se dio cuenta de que en su primer libro había copiado, motivo por el que lo quemó. Asegura que «entendí que no era eso lo que había que hacer».

También habló sobre su forma de inspirarse, que consiste en conducir su coche durante horas, concentrado en su pensamiento. «Sé que es un momento de aislamiento que favorece el surgimiento de ideas. Luego esas ideas hay que tratarlas. Hay mucho trabajo de decantación y reideación posterior. Mi teoría es que cuando te sucede algo memorable, no tienes que apuntarlo. Lo que no es memorable, no importa».

Resultó sorprendente cuando Lorenzo Silva reveló que «escribo con mis cuatro hijos al lado gritando y peleándose” y  también dijo que “los hallazgos, los avances se producen por ensayo y error”.

Por su parte, el publicista Toni Segarra contó que «la idea se puede producir mágicamente en la ducha, pero después hay que conectar con un montón de gente.Eso es sólo el inicio o la chispa creativa». Considera que «si no tienes pasión por hacer lo que haces, no puedes competir. Hay que educar en el encuentro de la vocación».

Más información: http://ferranadria.fundaciontelefonica.com/ferran-adria-hay-que-ser-obsesivo-con-la-creatividad/

Ferran Adriá, Lorenzo Silva, Toni Segarra y Sonsoles Ónega

 

2 comentarios en “Ferran Adrià: «Empecé en la cocina por azar y el concepto de creatividad no existía»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *